Neuropatía periférica

Autor: Dr. Ricardo Kotliroff

Definición

La neuropatía periférica es un tipo común de enfermedad de los nervios periféricos (sensoriales, motores o autonómicos), los cuales envían información entre el cerebro y la médula espinal (el sistema nervioso central) y otras partes del cuerpo. A menudo, los nervios de las manos y de los pies se ven afectados. Existen más de 100 tipos diferentes de neuropatía periférica.

Causas y factores de riesgo

La neuropatía periférica puede estar presente desde el nacimiento o ser adquirida. Un ejemplo de causa genética es la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth. Las personas con un historial familiar de neuropatía tienen un mayor riesgo de padecer neuropatía periférica que la población general.

Aunque la neuropatía periférica consta de numerosas enfermedades diferentes, el riesgo de neuropatía periférica es más alto en las personas mayores de 55 años. Se calcula que entre un 3 y un 4 por ciento de las personas mayores de 55 años padecen neuropatía periférica.

La neuropatía periférica adquirida puede estar causada por:

  • Lesiones traumáticas
  • Movimientos repetitivos realizados en ciertas ocupaciones
  • Tumores benignos o malignos en los nervios o alrededor de los mismos
  • Enfermedades de la médula ósea
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Exposición a toxinas (p.ej. ciertos químicos y metales pesados)
  • Ciertos medicamentos (p.ej. agentes quimioterapéuticos)
  • Deficiencias de vitaminas del grupo B y vitamina E
  • Infección bacteriana (p.ej. difteria y lepra)
  • Infecciones virales (EBV, VZV, HCV, HIV)
  • Enfermedades autoinmunes
  • Enfermedad hepática
  • Enfermedad renal
  • Diabetes
  • Hipotiroidismo
  • Enfermedades del tejido conectivo

Clasificación

El número de nervios que están implicados, el tipo de nervio implicado, y la causa de la neuropatía se utilizan para clasificar las neuropatías periféricas en diferentes grupos o enfermedades. Si hay un nervio implicado, la enfermedad recibe el nombre de mononeuropatía. Si hay múltiples nervios implicados a ambos lados de la misma zona del cuerpo, la enfermedad recibe el nombre de polineuropatía. Si al menos dos nervios en diferentes partes del cuerpo están implicados, la enfermedad recibe el nombre de mononeuritis múltiple.

Dependiendo del tipo de nervio implicado, la enfermedad puede recibir el nombre de neuropatía sensorial, neuropatía motora o neuropatía autonómica. Los pacientes con neuropatía sensorial pueden experimentar entumecimiento o dolor. Si un paciente tiene neuropatía motora, puede aparecer debilidad muscular o problemas de equilibrio. Si un paciente tiene neuropatía autonómica, pueden aparecer síntomas variables de los nervios autonómicos.

Síntomas

Los síntomas de la neuropatía periférica, que puede ser aguda o crónica, incluyen:

  • Dolor punzante y agudo o dolor ardiente en pacientes con neuropatía sensorial
  • Hormigueo en las extremidades en pacientes con neuropatía sensorial
  • Mayor sensibilidad al tacto en los pacientes con neuropatía sensorial
  • Debilidad, entumecimiento o parálisis de las extremidades en los pacientes con neuropatía motora o sensorial
  • Limitaciones en la movilidad en los pacientes con neuropatía motora o sensorial
  • Falta de coordinación y caídas en los pacientes con neuropatía motora o sensorial
  • Intolerancia al calor y cambios en los patrones de sudoración en los pacientes con neuropatía autonómica
  • Cambios en la presión arterial que provocan mareos o vértigo en los pacientes con neuropatía autonómica
  • Problemas de respiración en los pacientes con neuropatía autonómica
  • Problemas de digestión, vejiga o intestino en los pacientes con neuropatía autonómica

Complicaciones

Las complicaciones de la neuropatía periférica pueden incluir disminución de las sensaciones, disminución del movimiento y disminución de la función de los órganos y glándulas. El entumecimiento puede provocar que los pacientes no noten inmediatamente las quemaduras, los traumatismos en la piel, o las infecciones de la heridas en la piel.

Diagnóstico

El diagnóstico por parte de un neurólogo incluye el historial médico, la evaluación de los síntomas, el examen físico y varias pruebas, entre ellas:

  • Reflejos tendinosos
  • Fuerza y tono muscular
  • Electromiografía para medir la actividad eléctrica en los músculos con el fin de distinguir entre daños en los nervios o en los músculos
  • Pruebas de conducción (velocidad de conducción nerviosa) de los nervios sensoriales y motores para medir la respuesta a las señales eléctricas, que indican el grado de daños en la vaina de mielina o el axón nervioso
  • Examen de los reflejos autonómicos de las fibras nerviosas
  • Capacidad de sentir ciertas sensaciones, incluyendo el tacto, la vibración, el frío y el calor
  • Postura
  • Coordinación
  • Medición de la sudoración
  • Pruebas de imágenes radiológicas (tomografías computarizadas y resonancias) para detectar tumores, hernias discales y otras anomalías
  • Biopsias de los nervios sensoriales para detectar anomalías
  • Biopsias de la piel para detectar la disminución de las terminaciones nerviosas
  • Pruebas del líquido cefalorraquídeo para detectar enfermedades autoinmunes que causan la neuropatía
  • Análisis de sangre para detectar enfermedades subyacentes, como la diabetes, las deficiencias vitamínicas, las disfunciones orgánicas, las disfunciones del sistema inmune, las enfermedades del tejido conectivo y el cáncer

Tratamiento

El tratamiento convencional de la neuropatía periférica suele empezar con la terapia para las enfermedades subyacentes. Debido a que las células nerviosas periféricas que no han muerto pueden regenerar sus axones, los pacientes tratados con éxito para una enfermedad subyacente pueden acabar recuperando la función nerviosa.

Otro tratamiento convencional de la neuropatía periférica incluye ciertos medicamentos, intercambio plasmático (plasmaféresis), electroestimulación percutánea de los nervios (TENS), cirugía para la presión en los nervios causada por tumores, ayudas físicas (como aparatos ortopédicos para las extremidades, bastones, andadores o sillas de ruedas), terapia ocupacional y fisioterapia. La TENS consiste en la aplicación de bajas dosis de corriente eléctrica con unos electrodos colocados en la piel. La plasmaféresis, que implica el tratamiento de la sangre para eliminar las células inmunes y los anticuerpos seguido por un retorno de la sangre limpia al cuerpo, se puede usar en la neuropatía inflamatoria. Sin embargo, muchos medicamentos con receta, la plasmaféresis y los procedimientos quirúrgicos tienen efectos secundarios.

Los medicamentos convencionales para la neuropatía periférica incluyen:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos para reducir el dolor
  • Opioides para reducir el dolor
  • Antiepilépticos para reducir el dolor
  • Antidepresivos para reducir el dolor
  • Lidocaína tópica y crema de capsaicina para reducir el dolor crónico en la neuropatía localizada
  • Antiinflamatorios para reducir la inflamación en los pacientes con enfermedad autoinmune
  • Inmunoglobulina intravenosa para la neuropatía inflamatoria

Otros tratamientos convencionales para la neuropatía periférica incluyen el ejercicio para reducir el dolor, fortalecer los músculos y reducir los niveles de azúcar en sangre.

Las terapias alternativas para la neuropatía periférica incluyen:

  • Yoga y Taichí como formas de ejercicio
  • Homeopatía

La homeopatía es un método eficaz para curar las enfermedades crónicas y agudas, tal y como confirman millones de pacientes en todo el mundo y miles de médicos homeópatas.

Nuestro método terapéutico registrado se basa en la creencia de que todos los humanos poseen determinadas fuentes de energía fundamentales en su núcleo, y que el equilibrio de la energía de una persona está directamente vinculado a su estado de salud y bienestar. Cuando se perturban esas fuentes de energía, ya sea por fuerzas internas o externas, se produce la enfermedad.

Nuestros tratamientos homeopáticos persiguen neutralizar esas alteraciones y restablecer el equilibrio de energía óptima y natural de la persona.

¡Premilife quiere ser tu socio en el tratamiento de la neuropatía periférica!

Desde nuestra fundación en 1980, Premilife ha dedicado décadas a ayudar a pacientes en todo el mundo a experimentar una mejora gradual de la neuropatía periférica a través de la homeopatía. Lee nuestras historias de éxito. Nuestros tratamientos homeopáticos son fabricados bajo estrictas directrices de calidad para el cuidado de la salud de organismos de salud mundiales.

He aquí las historias de éxito de Premilife de pacientes con neuropatía periférica

El tratamiento homeopático único de Premilife, Contexol, está específicamente diseñado y formulado para ayudarte a manejar la neuropatía periférica. Los distintos ingredientes en cada pastilla aumentan tu probabilidad de éxito. Puedes tomar Contexol con cualquier medicamento convencional para la neuropatía periférica que estés usando.

Compra tu tratamiento para la neuropatía periférica ahora

Si nuestro artículo ha mejorado tus conocimientos sobre la neuropatía periférica:

Comparte el artículo de Premilife en las redes sociales, para que podamos ayudar a más gente que lucha contra esta enfermedad.

Nos encantaría recibir tus comentarios sobre este artículo.

¿Sufres de algún tipo de enfermedad?

Premilife suministra energía al cuerpo humano para aumentar las probabilidades de vencer a la enfermedad mediante remedios homeopáticos (¿que enfermedades? más de 700!).

Comprueba si eres apto para nuestros tratamientos

Introduce tu nombre y correo electrónico y recibe el enlace a nuestro cuestionario médico completo.
Al rellenar nuestro cuestionario médico, recibirás un correo electrónico del Dr. Ricardo Kotliroff con nuestro mejor tratamiento para tu/s enfermedad/es.

Para consultas médicas, no dude en ponerse en contacto con nosotros mediante la página "Contact Premilife" o haga clic aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *