Instrucciones Para Los Distribuidores – Sección 1 – Sobre La Homeopatía

¿QUÉ ES LA HOMEOPATÍA?

La medicina homeopática es un método que utiliza micro dosis de toxinas con el fin de estimular los mecanismos auto regulatorios del cuerpo. Este principio fue primeramente desarrollado por Hipócrates (el padre de la medicina) en el año 450 A.C. Después, el método fue racionalizado por el médico alemán Samuel Hahnemann en un sistema clínico, a finales del siglo XVIII. En este periodo, la homeopatía era muy bien conocida dentro del área médica por ser un excelente método para el tratamiento de varias enfermedades.

La homeopatía es un sistema terapéutico que se basa en principios naturales mediante los cuales es posible sanar enfermedades tales como el cáncer, la diabetes, la obesidad, la depresión y muchas más. Los remedios homeopáticos, poseen patrones de energía de ingredientes activos tales como minerales y extractos de plantas. Durante más de 200 años, este método ha sido utilizado y reconocido por expertos como una alternativa sana para curar enfermedades o aliviar una condición en particular.

Con el fin de evitar síntomas y efectos secundarios como producto de ingerir grandes dosis de toxinas, los ingredientes activos de los remedios homeopáticos se diluyen en cantidades muy pequeñas. Por lo tanto, uno de los grandes principios detrás de la homeopatía es que sustancias parecidas pueden tanto causar como tratar una enfermedad. Los remedios homeopáticos trabajan combatiendo los síntomas y estimulando al cuerpo para que este utilice sus propios mecanismos en contra de una condición.

Una de las bases de la homeopatía es el concepto de “lo semejante cura lo semejante.” Es decir, si una sustancia causa un síntoma en una persona sana, entonces esa misma sustancia en cantidades muy pequeñas puede curar la enfermedad. En teoría, una dosis homeopática incrementa los procesos rejuvenecedores y auto-regulatorios del cuerpo, mejorando de esta manera la salud de un paciente.

Un profesional de la homeopatía (homeopático) utiliza píldoras o mezclas liquidas (soluciones) que contienen un ingrediente activo (usualmente un extracto mineral o vegetal) para tratar una enfermedad. Estas sustancias se encuentran “potenciadas” o altamente diluidas  en el remedio final. Existen muchísimas evidencias que indican que las medicinas homeopáticas ejercen efectos positivos sobre el cuerpo.

La aplicación clínica de la homeopatía, ha sido ampliamente utilizada en Europa Occidental desde el siglo XIX. La homeopatía es extremadamente popular entre los pacientes y sus usos han venido incrementándose en los últimos años debido a su efectividad.

Utilizada por millones de pacientes y miles de médicos homeopáticos en todo el mundo, la homeopatía es adecuada para personas de todas las edades, incluyendo niños. La homeopatía puede ser usada para tratar tanto condiciones agudas (las cuales se desarrollan en poco tiempo y no poseen síntomas duraderos) y condiciones crónicas.

¿CÓMO SON FORMULADOS LOS TRATAMIENTOS HOMEOPÁTICOS?

Las medicinas homeopáticas usualmente vienen en pequeñas tabletas las cuales contienen micro dosis de ingredientes activos provenientes de plantas, minerales y/o animales.

Las soluciones homeopáticas son diluidas una y otra vez y entre cada dilución, la solución es agitada de manera que los ingredientes activos logren mezclarse bien con el solvente. Este proceso se lleva a cabo cientos de veces hasta que el nivel de energía requerido en la fórmula sea alcanzado. Como resultado, la solución homeopática se encapsula o se guarda en formulas liquida las cuales se encuentran muy diluidas y con una poderosa actividad energética, capaz de activar los mecanismos naturales del cuerpo que pueden permitirle combatir una enfermedad.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Los tratamientos homeopáticos son iguales para cada persona?

No. Los tratamientos homeopáticos son formulados dependiendo de las necesidades personales de cada paciente.

¿La homeopatía posee bases científicas?

Si. Los mecanismos de acción y los efectos de la homeopatía han sido fuertemente estudiados por especialistas médicos y científicos. Investigaciones en condiciones controladas de laboratorio han demostrado los efectos terapéuticos y demás beneficios de los tratamientos homeopáticos.

Investigaciones mas recientes, se en enfocado en el estudio de la actividad biológica de las dosis altamente diluidas de ingredientes activos. Adicionalmente, muchas evidencias basadas en experiencias obtenidas de pacientes, han servido de apoyo a estos estudios.

DILUCIONES HOMEOPÁTICAS

Aunque el principio básico de la homeopatía es la similitud, su base más controversial es aquella relacionada con las propiedades de sus diluciones ultra-diluidas. La constante de Avogadro, la cual define el número de partículas (átomos o moléculas) en un mol gramo de una sustancia es aproximadamente 1023. En una terminología homeopática, 1023 corresponde a aproximadamente 12C o una dilución 23X. Las preparaciones homeopáticas contienen restos materiales de la sustancia original, es la más baja concentración, al contrario de la dilución más grande.

LA TEORÍA DE LA “MEMORIA DEL AGUA"

Existe una hipótesis muy común que trata de explicar el modo de acción de las diluciones homeopáticas. Esta hipótesis, conocida como la “memoria del agua” establece que: “En la circunstancia correcta, el agua es capaz de retener información de las sustancias con las cuales ha estado en contacto antes y después de una dilución, pudiendo trasferir dicha información a un sistema biológico.” Técnicas fisicoquímicas estándar y espectroscopia UV-VIS han sido capaces de mostrar este enunciado. Sin embargo, aun es necesario comprobar si las propiedades del agua pueden verse afectadas.

AGREGADOS MOLECULARES Y OTRAS TEORÍAS

Otras teorías alternativas han sido propuestas con el fin de explicar los mecanismos de acción de la medicina homeopática. Uno de ellos ha mostrado que cuando una solución es cada vez más diluida, entonces se desarrollan en ella “piezas” o materiales mas estables, y no una solución mas concentrada como se pensaba. Esto significa que el resto de la masa de la sustancia original puede estar presente en la dilución homeopática en forma de material estable. Las sucesiones podrían también ser las responsables de la aparición de pequeñas burbujas llamadas nano-burbujas, las cuales contienen en su interior gases como oxigeno, nitrógeno, dióxido de carbono y posiblemente, una pequeña fuente del material homeopático.

EFECTOS DE GRAN PODER EN EXPERIMENTOS BIOLÓGICOS

Un meta-análisis reciente (publicado en 75 artículos científicos) evaluó 67 experimentos biológicos in vitro con el fin de medir los efectos de gran poder de la homeopatía en sistemas biológicos. El análisis encontró que dichos efectos eran de aproximadamente un 75% (muy efectivos) en comparación con todos los estudios replicados reportados; sin embargo, luego de realizarse algunos experimentos in vitro, no se obtuvieron resultados lo suficientemente estables, difiriendo así de los análisis originales.

Otros modelos también se han estudiado con la finalidad de descubrir una relación entre los efectos de la homeopatía y los sistemas biológicos. En el modelo de reacciones alérgicas utilizando anticuerpos de prueba en la degranulación de basófilos humanos, el primer estudio de inhibición de la degranulación reporto un efecto con anti-IgE. Diluciones ultra-moleculares de estas pruebas iniciales no parecieron ser reproducibles.

Otros estudios y métodos modificados utilizando histamina con un gran peso molecular, han mostrado sin embargo, resultados positivos. Estos resultados han sido replicados en algunos laboratorios independientes y centros de investigación.

Un número de revisiones, han examinado la literatura relacionada a la homeopatía. En los ejemplos dados a continuación,   podremos ver entonces, el impacto que ha tenido la homeopatía sobre la salud humana, sin considerar otros métodos de medicina convencional.

REVISIONES EXHAUSIVAS

La primera revisión sistemática fue publicada en el año 1991. Considero y analizo un total de 105 estudios. Con resultados interpretables, es, 81 de dichos estudios mostraron resultados positivos habiendo considerado una serie de técnicas y factores tales como tamaño de la muestra, ECA de alta calidad y otros criterios metodológicos. Los autores concluyeron que “basados en la evidencia, aceptamos que la homeopatía podría ser efectiva sólo si el mecanismo de acción fuera mas razonable” y también que “la evidencia presentada en este reporte sería probablemente suficiente para el establecimiento de una cierta en cuanto al tratamiento mediante la homeopatía.”

En 1996, el Group of Homeopathic Medicine (HMRG) realizo una investigación relacionada con la medicina convencional y la homeopatía. El reporte preliminar, contenía una visión general de las investigaciones clínicas en homeopatía en donde se identificaron 184 pruebas clínicas control. Las pruebas placebo también fueron seleccionadas para así, proporcionar un reporte completo, añadiéndose un total de 2001 pacientes. Junto a al menos dos nuevos estudios relacionados al meta-análisis de un total de 2578 pacientes, el HMRG demostró que la “evidencia de que los tratamientos homeopáticos son más efectivos que el placebo” fue p < 0,001. Se concluyo entonces que “la relevancia de esta evidencia es débil, debido a la pobre metodología que contenían los estudios analizados.”

En otro meta-análisis publicado en The Lancet (1997), se estudiaron 186 conjuntos de datos de pruebas homeopáticas con sus respectivos controles placebo, y otros datos de 89 investigaciones. El rango promedio de la relación entre todos estos estudios fue de 2,45. Este resultado (95% CI 2.05 -2.93) pudo ser capaz de respaldar la homeopatía (terapias individuales, complejos homeopáticos o isopatía). Incluso luego de corregir los resultados para su publicación, fueron aun estadísticamente significativos. La principal conclusión fue que estos resultados “no fueron consistentes con la hipótesis la cual postula que los efectos de la homeopatía se deben completamente al efecto placebo.”

Otro análisis de los mismos datos fue realizado por Linde y sus colegas. Los investigadores examinaros la influencia de los indicadores metodológicos de calidad y encontraron que aquellos estudios con una calidad superior tendían a mostrar pocos valores positivos. Los estudios de baja calidad por otra parte, mostraban que los tratamientos homeopáticos fueron más efectivos que los placebos. En ambas revisiones sistemáticas, se obtuvo insuficiente evidencia como para arrojar una conclusión contundente acerca de la efectividad de la homeopatía sobre una condición especifica.

Una nueva revisión llevada a cabo para evaluar la eficacia clínica de la homeopatía, logró aclarar lo expuesto anteriormente. Linded se baso en 17 artículos que cumplieron con los criterios de selección (incluyendo 6 nuevos análisis). Esta revisión revelo que la evidencia clínica relacionada a la homeopatía estaba perdida. En particular, no existió ninguna enfermedad en donde un tratamiento homeopático funcionara mejor que otras intervenciones, incluido el control placebo. Sin embargo, esto solo fue una revisión llevada a cabo para encontrar una conclusión formidable a estudios anteriores y no una investigación principal.

Por otra parte, Shang et al. (1995) realizaron un meta-análisis de 110 controles placebo homeopáticos y 110 tratamientos en medicina convencional. La comparación mostro que existía un impacto positivo en estudios similares. 20 de estas pruebas fueron altamente examinadas y así como el resultado de 14 estudios de alta calidad (8 homeopáticas y 6 convencionales).

El puntaje promedio en estudios sobre la homeopatía, fue de un 0,88 (95% CI, 0,65 a 1,19) y para pruebas relacionadas a la medicina convencional, fue de 0,58 (95% intervalo de confianza 0,39 a 0,85). Al contrario del estudio llevado a cabo por Linde, esta investigación mostró un resultado menos a 1,0 lo cual indica la existencia de un efecto placebo superior. Los autores concluyeron que existía una “débil evidencia que respaldara los efectos de los remedios homeopáticos, pero suficiente evidencia para respaldar los efectos de intervenciones convencionales. Este descubrimiento apoya la moción de que los efectos homeopáticos se deben al efecto placebo.” Esta revisión fue duramente criticada debido a su falta de transparencia.  Finalmente, la British Homeopathic Association reportó algunos nuevos avances para el análisis de los tratamientos homeopáticos mediante el uso de datos y controles. De igual forma, un nuevo programa financiado por donaciones se encuentra actualmente, analizando nuevas revisiones sistemáticas y datos encontrados en la literatura.

REVISIONES SISTEMÁTICAS CON ENFOQUE EN UN ÁREA CLÍNICA ESPECÍFICA

Un amplio rango de documentos, algunos criterios esenciales para la extracción de datos y diferentes estilos mediante los cuales puede aplicarse la homeopatía, han sido estudiados en diferentes condiciones de manera simultanea. Los investigadores basaron sus análisis en las revisiones previas de Linde y Shang, encontrando un problema con la heterogeneidad de las enfermedades en 35 revisiones las cuales se enfocaban en controles aleatorios homeopáticos, ignorando las implicaciones clínicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *