Impotencia

impotence-spanish

La disfunción eréctil (DE por sus siglas) es la incapacidad de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener una relación sexual. La DE también puede ser la incapacidad total de producir una erección, la inhabilidad de hacerlo con consistencia o la tendencia de mantener solamente erecciones breves.

La disfunción eréctil (DE por sus siglas) es la incapacidad de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener una relación sexual. La DE también puede ser la incapacidad total de producir una erección, la inhabilidad de hacerlo con consistencia o la tendencia de mantener solamente erecciones breves.
La DE también se conoce como impotencia, pero hoy en día esta palabra se usa con menos frecuencia para no confundirla con otros significados de dicho término que no sean médicos.
Los National Institutes of Health (NIH por sus siglas), que en español se llaman Institutos Nacionales de la Salud, estima que la DE afecta alrededor de 30 millones de hombres en los Estados Unidos. La incidencia aumenta con la edad: alrededor del 4 por ciento de hombres en sus cincuenta y tantos años y cerca del 17 por ciento de hombres en sus sesenta y tantos años experimentan la inhabilidad total de lograr una erección. La incidencia aumenta al 47 por ciento para los hombres mayores de 75 años. Sin embargo, la DE no es una parte inevitable del envejecimiento. La DE es tratable a cualquier edad.

¿Cómo ocurre una erección?
El pene contiene dos cámaras llamadas cuerpos cavernosos, los cuales ocupan el largo del órgano. Un tejido esponjoso llena las cámaras. Los cuerpos cavernosos están rodeados por una membrana, llamada túnica albugínea. El tejido esponjoso contiene músculos lisos, tejidos fibrosos, espacios, venas y arterias. La uretra, que es el canal para orinar y eyacular, ocupa el largo por debajo de los cuerpos cavernosos y está rodeada por el cuerpo esponjoso.
Las arterias (arriba) y las venas (abajo) penetran los cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso. La erección ocurre cuando los músculos relajados permiten que los cuerpos cavernosos se llenen con sangre en exceso alimentada por las arterias, mientras que la túnica albugínea bloquea el drenaje de sangre a través de las venas.
La erección comienza con la estimulación mental y de los sentidos, o ambas. Los impulsos del cerebro y los nervios locales hacen que los músculos de los cuerpos cavernosos se relajen, permitiendo que fluya la sangre y llene los espacios. La sangre crea presión en los cuerpos cavernosos, haciendo que el pene se expanda. La túnica albugínea ayuda a atrapar la sangre en los cuerpos cavernosos, manteniendo así la erección. Cuando los músculos del pene se contraen para interrumpir el flujo de entrada de la sangre y abrir el flujo de salida por las venas, la erección se revierte.

¿Cuáles son las causas de la DE?
La DE usualmente tiene causas físicas, tales como una enfermedad, una lesión o efectos secundarios por drogas. Cualquier afección que cause daño a los nervios o deterioro al flujo de sangre en el pene, puede causar la DE.
Debido a que una erección requiere una secuencia precisa de eventos, la DE puede suceder cuando cualquiera de los eventos se interrumpe. La secuencia incluye impulsos de los nervios en el cerebro, la columna vertebral, y el área alrededor del pene, y respuestas de los músculos, tejidos fibrosos, venas, y arterias en los cuerpos cavernosos y cerca de ellos.
La causa más común de la DE es el daño a los nervios, arterias, músculos lisos y tejidos fibrosos, a menudo como resultado de una enfermedad. Enfermedades tales como la diabetes, la presión arterial alta, una enfermedad o daño de los nervios, la esclerosis múltiple, la ateroesclerosis, o una enfermedad vascular son responsables de la mayoría de los casos de DE. Antes de comenzar cualquier tratamiento para la DE, los pacientes deben ser evaluados detalladamente para estas afecciones.
Los estilos de vida que contribuyan a enfermedades vasculares y a enfermedades del corazón también aumentan el riesgo de DE. El fumar, beber alcohol en exceso, tener sobrepeso y no hacer ejercicio son posibles causas de DE.
La cirugía (especialmente la cirugía radical de próstata y vejiga debido a cáncer) también puede lesionar nervios y arterias cerca del pene, causando DE. Una lesión en el pene, la columna vertebral, la próstata, la vejiga y la pelvis puede llevar a DE, produciendo lesión en los nervios, músculos lisos, arterias y tejidos fibrosos de los cuerpos cavernosos.
Además, muchos medicamentos comunes-medicamentos para la presión arterial, antihistamínicos, antidepresivos, tranquilizantes, supresores del apetito, y cimetidina (un medicamento para la úlcera)- pueden causar DE como efecto secundario.
Factores psicológicos como estrés, ansiedad, culpabilidad, depresión, baja autoestima y temor al acto sexual fallido también pueden causar DE. Aun cuando las causas de la DE son físicas, los factores psicológicos pueden empeorar la condición.
Anormalidades en las hormonas, como cantidad insuficiente de testosterona, son una causa menos frecuente de DE.

¿Cómo se diagnostica la DE?
Antecedentes del paciente
Los antecedentes médicos y sexuales ayudan a definir el grado y la naturaleza de la DE. El historial médico puede revelar enfermedades que lleven a la DE, mientras que un simple recuento de la actividad sexual puede distinguir entre problemas con el deseo sexual, la erección, la eyaculación o el orgasmo.
El uso de ciertas drogas ilegales o medicamentos recetados puede sugerir una razón química, ya que los efectos son una causa frecuente de DE.
Examen físico
Un examen físico puede dar pistas sobre problemas sistémicos. Por ejemplo, si el pene no es sensible al tacto, la causa puede ser un problema en el sistema nervioso.
Características sexuales secundarias anormales, tales como la distribución del pelo o el agrandamiento del busto, pueden señalar problemas hormonales, lo que significaría que el sistema endocrino está implicado. El médico podría descubrir un problema circulatorio si observa pulso disminuido en la muñeca o los tobillos. Y características inusuales del pene mismo podrían sugerir el origen del problema; por ejemplo, un pene que se dobla o curva cuando está erecto podría ser el resultado de la enfermedad de Peyronie.
Pruebas de laboratorio
Diversas pruebas de laboratorio pueden ayudar a diagnosticar la DE. Las pruebas para enfermedades sistémicas incluyen recuentos en sangre, análisis de orina, perfil de lípidos y mediciones de creatinina y enzimas del hígado. La medición de la cantidad de testosterona en la sangre puede dar información acerca de problemas con el sistema endocrino y puede explicar por qué un paciente presenta deseo sexual disminuido.
Otras pruebas
El monitoreo de las erecciones que ocurren durante el sueño (erecciones nocturnas) puede ayudar a descartar ciertas causas psicológicas de la DE. Los hombres sanos tienen erecciones involuntarias durante el sueño. Si no hay erecciones nocturnas, entonces es posible que la DE tenga una causa física y no psicológica. Sin embargo, las pruebas de las erecciones nocturnas no son completamente confiables. Los científicos no han normalizado tales pruebas y no han determinado cuándo deben realizarse para obtener mejores resultados.
Examen psicosocial
Un examen psicosocial, que utiliza una entrevista y un cuestionario, puede revelar factores psicosociales. También puede entrevistarse la pareja sexual de un hombre para determinar las expectativas y percepciones durante la relación sexual.

¿Cómo se trata la DE?
La mayoría de los médicos sugiere que los tratamientos se realicen de menos a más invasivos. Pequeños cambios en el estilo de vida pueden solucionar el problema. Dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol, perder peso y aumentar la actividad física puede ayudar a algunos hombres a recuperar su función sexual.
Luego, se considera el reducir o reemplazar ciertos medicamentos que puedan ser la causa de la DE. Por ejemplo, si el paciente piensa que algún medicamento para la presión arterial le está causando problemas con la erección, deberá hablar con el médico y consultar si puede probar una clase diferente de medicamento para la presión arterial.
Si están indicadas, se consideran a continuación las modificaciones de la conducta y la psicoterapia en pacientes seleccionados, seguidas por medicamentos por vía oral o inyectados localmente, dispositivos de vacío, y dispositivos implantados quirúrgicamente. En casos raros, podría considerarse la cirugía en venas o arterias.

¿Sufres de algún tipo de enfermedad?

Premilife suministra energía al cuerpo humano para aumentar las probabilidades de vencer a la enfermedad mediante remedios homeopáticos (¿que enfermedades? más de 700!).

Comprueba si eres apto para nuestros tratamientos

Introduce tu nombre y correo electrónico y recibe el enlace a nuestro cuestionario médico completo.
Al rellenar nuestro cuestionario médico, recibirás un correo electrónico del Dr. Ricardo Kotliroff con nuestro mejor tratamiento para tu/s enfermedad/es.

Para consultas médicas, no dude en ponerse en contacto con nosotros mediante la página "Contact Premilife" o haga clic aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *