Quimioterapia efecto secundario – Infertilidad

chemotherapy-side-effect-infertility-spanish

Uno de los impedimentos más importantes de la calidad de vida después de una quimioterapia es la infertilidad.

Uno de los impedimentos más importantes de la calidad de vida después de una quimioterapia es la infertilidad.

Los hombres tienen testículos como sus gónadas, y las mujeres tienen ovarios como sus gónadas.

La función de las gónadas es producir gametos (células sexuales) para la reproducción, y secreción de hormonas sexuales. En las mujeres, las células reproductoras son los óvulos, y en los hombres los espermatozoides.

Debido a que estos medicamentos viajan a través de la sangre por todo el cuerpo, la quimioterapia se describe como un tratamiento que abarca todo el cuerpo. Los agentes de quimioterapia más comunes actúan al matar las células que se dividen rápidamente, una de las principales propiedades de la mayoría de las células cancerosas.

Como resultado, la quimioterapia puede dañar o matar algunas células normales.

La infertilidad ocurre porque ciertos medicamentos de quimioterapia pueden causar daño a las gónadas.

En la mujer, los ovarios se ven afectados negativamente por los regímenes de quimioterapia.

La infertilidad femenina debido a la quimioterapia parece ser secundaria a la falla ovárica prematura debido a la pérdida de folículos primordiales.

El agotamiento acelerado y prematuro de las células germinales en las gónadas causadas por los insultos tóxicos directos al ovocito del folículo primordial es el mecanismo principal que subyace a la insuficiencia gonadal. Además, el daño al estroma ovárico y la arquitectura microvascular pueden contribuir a este daño.

Cuando existe la posibilidad de daño gonadal, deben discutirse los métodos para preservar la fertilidad. Por ejemplo, cuando hay una pareja y tiempo suficiente, los embriones se pueden generar y almacenar con éxito utilizando técnicas de fertilización in vitro (FIV).

La edad del paciente, el tipo y la dosis de quimioterapia son los principales factores que determinan la magnitud del daño en el ovario.

Las quimioterapias de alto riesgo de infertilidad incluyen procarbazina y otros fármacos alquilantes como ciclofosfamida, ifosfamida, busulfán, melfalán, clorambucilo y clormetina.

Los medicamentos con riesgo medio incluyen doxorrubicina y análogos de platino como cisplatino y carboplatino.

Por otro lado, las terapias con bajo riesgo de gonadotoxicidad incluyen derivados de plantas tales como vincristina y vinblastina, antibióticos tales como bleomicina y dactinomicina, y antimetabolitos tales como metotrexato, mercaptopurina y 5-fluorouracilo.

En el hombre, durante la pubertad (por lo general entre las edades de 13 y 14), los testículos comienzan a producir esperma, y ​​generalmente continúan haciéndolo por el resto de su vida.

La quimioterapia funciona al matar las células del cuerpo que se dividen rápidamente como las células de esperma, siendo estas un blanco fácil para el daño por la quimioterapia.

La infertilidad permanente ocurre cuando todas las células madre espermatogoniales, (nombre de las células inmaduras en los testículos que se dividen para formar nuevos espermatozoides), están dañadas hasta el punto de que ya no pueden producir nuevas células de espermatozoides.

Esto lleva a la  azoospermia, ausencia de espermatozoides móviles (y por lo tanto viables) en el semen.

La espermatogénesis es por lo tanto altamente sensible a los efectos de la quimioterapia y la irradiación, y los pacientes varones pueden utilizar  métodos como la criopreservación o congelamiento de semen humano

antes de comenzar el tratamiento.

Cuando los espermatozoides están ausentes en la eyaculación, la extracción de esperma testicular a veces puede ser exitosa.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen de muchas cosas, incluido el tipo de cáncer y qué medicamentos se usan. Cada persona reacciona de manera diferente a estas drogas.

El tiempo que toma superar algunos efectos secundarios y recuperar su energía varía de persona a persona.

Muchos efectos secundarios desaparecen con bastante rapidez una vez que finaliza el tratamiento, pero algunos pueden tardar meses o incluso años en desaparecer por completo.

A veces, los efectos secundarios pueden durar toda la vida, como cuando la quimioterapia causa daño a largo plazo al corazón, los pulmones, los riñones o los órganos reproductivos.

Ciertos tipos de quimioterapia a veces causan efectos retardados, como un segundo cáncer que puede aparecer muchos años después.

El proveedor de atención médica le explicará lo que usted puede hacer en casa para prevenir o tratar algunos de los efectos secundarios de la quimioterapia. Estas medidas incluyen:

Ser cuidadoso con mascotas y otros animales para evitar contraer infecciones de ellos

Consumir calorías y proteínas suficientes para mantener su peso

Prevenir el sangrado y qué hacer si se presenta

Poner en práctica hábitos seguros al comer o al beber

Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón

Usted deberá asistir a visitas de control con su proveedor durante y después de la quimioterapia. Se harán exámenes de sangre y exámenes imagenológicos, como rayos-x, resonancia magnética, tomografía computarizada o tomografía por emisión de positrones (TEP) para:

Vigilar qué tan bien está funcionando la quimioterapia

Estar atentos por si existe daño al corazón, los pulmones, los riñones, la sangre y otras partes del cuerpo.

¿Sufres de algún tipo de enfermedad?

Premilife suministra energía al cuerpo humano para aumentar las probabilidades de vencer a la enfermedad mediante remedios homeopáticos (¿que enfermedades? más de 700!).

Comprueba si eres apto para nuestros tratamientos

Introduce tu nombre y correo electrónico y recibe el enlace a nuestro cuestionario médico completo.
Al rellenar nuestro cuestionario médico, recibirás un correo electrónico del Dr. Ricardo Kotliroff con nuestro mejor tratamiento para tu/s enfermedad/es.

Para consultas médicas, no dude en ponerse en contacto con nosotros mediante la página "Contact Premilife" o haga clic aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *